Tardes de mantita y tele: cuidado con el monóxido de carbono

Cuando las temperaturas se desploman lo que apetece es pasar más tiempo en casa, al calor del radiador o la chimenea. En este contexto, los expertos advierten sobre los riesgos que entraña un “enemigo silencioso”: el monóxido de carbono (CO), que se emite al quemar combustible en estufas, parrillas, chimeneas, cocinas a gas, generadores portátiles u hornos; también lo producen los coches y camiones. Cuando este gas se acumula en lugares cerrados puede producirse una exposición que, además de ser altamente tóxica, resulta muy difícil de detectar (el CO se “camufla” muy bien ya que no tiene color, sabor ni olor). De hecho, en EEUU, más de 20.000 personas son atendidas todos los años en los servicios de emergencia por intoxicación con monóxido de carbono y alrededor de 400 mueren por esta causa.

Son muchos los organismos e instituciones que publican recomendaciones para evitar esta intoxicación. Como ejemplo, recogemos aquí  las que acaba de emitir el Centro Regional de Intoxicaciones, en Alaska (EEUU) , una zona que estos días está siendo castigada por un importante temporal de frío y nieve, y los consejos que al respecto ofrece el Servicio de Emergencias 112, de la Comunidad de Madrid (España):

-Instalación adecuada. Hay que evitar situar los calentadores de gas en habitaciones o estancias con poca ventilación, y tampoco colocar braseros o estufas en una habitación mientras alguien duerme. También se recomienda instalar alarmas de monóxido de carbono (si se trata de un chalé, en cada piso). Hay que ventilar regularmente las estancias en las que se utilizan estas fuentes de calor y vigilar que los calentadores quemen bien el gas combustible y que no existan escapes.

-Revisión y puesta a punto. Es fundamental revisar el estado de todos los equipos y aparatos que quemen combustible, tanto anualmente como al comienzo de la temporada de frío. Todos los calentadores de gas deben tener una ventilación adecuada hacia el exterior (a través de chimeneas, extractores o rejillas de ventilación) , y es importante comprobar que esta salida de gases al exterior funciona adecuadamente.

-Siempre, calor “oficial”. Nunca se deben emplear ni hornillos ni el horno de gas para calentar la casa, y tampoco usar una barbacoa o asador de gas o carbón vegetal para esta finalidad.

El peligro del coche. El CO no solo “campa a sus anchas” por el hogar, sino que los automóviles son otra de sus fuentes de emisión. Por eso, se debe evitar mantener el motor del coche encendido en garajes cerrados y locales de escasa ventilación, y hay que revisar el tubo de escape del vehículo regularmente.

-Conocer los síntomas (y actuar inmediatamente). Las señales de una intoxicación por monóxido de carbono son fáciles de identificar: somnolencia, dolor de cabeza, mareo, visión borrosa, vómitos, dificultad para respirar y convulsiones. Hay que sacar al aire libre inmediatamente a cualquiera que experimente estos síntomas y buscar atención médica, llamando al servicio de emergencias.

 

Foto: www.pexels.com/photo/adult-beverage-breakfast-celebration-302810/

 

0 Compartir

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram
Ir a la barra de herramientas