Resfriados infantiles: falsas creencias a evitar

Suele ser una de las “pupas” más frecuentes de los pequeños durante esta época del año (en España, los niños menores de 10 años se resfrían como media entre 4 y 8 veces al año) y, aunque no reviste gravedad, no siempre sabemos bien cómo abordar los resfriados infantiles. Tal y como nos recuerdan desde Angelini Farmacéutica, existen muchas falsas creencias en torno a esa enfermedad vírica (ojo, no es bacteriana, así que por lo general no es necesario ni recomendable recurrir a los antibióticos). Por ejemplo, se piensa que el resfriado produce fiebre, que es sinónimo de gripe o que se cura con fármacos como los antibióticos. También se tiende a pensar que los niños se contagian porque han pasado frío (“la chaqueta no le abriga lo suficiente”, “ha caminado descalzo”, “tiene el pelo mojado”…). Nada de esto es cierto: al tratarse de una enfermedad vírica, el resfriado se contagia siempre de una persona a otra, sea niño o adulto, bien directamente o a través de objetos contaminados (un vaso, un juguete). Hay que tener en cuenta que es más fácil que los niños se contagien en un espacio cerrado, como un aula, antes que en un espacio abierto, ya que el contacto es más estrecho y hay menos ventilación, de forma que si un niño resfriado tose o estornuda, el ambiente se carga de virus en suspensión que pueden inhalar fácilmente el resto de los niños o adultos. Por esta razón, es importante ventilar a diario cada estancia, incluso en los meses más fríos.

“Desde octubre hasta marzo atendemos a diario en la consulta a niños de todas las edades que presentan un catarro o un refriado común. Los padres quieren obtener un diagnóstico preciso, asegurarse de que se trata solo de un resfriado y obtener un tratamiento y pautas que sean eficaces y adecuadas en cada etapa del menor”, explica el doctor Francisco Marín, médico de Atención Primaria y experto en terapias naturales. Este experto señala que, en líneas generales, el resfriado en un niño puede durar entre 4 y 10 días, pasados los cuales todavía pueden persistir algunos síntomas residuales, como la tos nocturna.

El tratamiento es mayoritariamente sintomático, teniendo en cuenta las especificidades y necesidades de los pequeños en cada etapa de su niñez. Una de las soluciones que tanto expertos médicos como farmacéuticos recomiendan para hacer frente a este problema de forma efectiva es el extracto de raíz de Pelargonium sidoides, una alternativa eficaz para combatir esa enfermedad vírica en mayores de 6 años, gracias a sus características clínicas, que actúan sobre sus síntomas y su causa, debido a sus propiedades antivíricas, antibacterianas e inmunomoduladoras (que regulan el sistema inmune), además de prevenir complicaciones respiratorias del resfriado, tal y como han demostrado diversos estudios clínicos.

“Se trata de una planta aún poco conocida en España, pero muy estudiada a nivel mundial y con una larga trayectoria en países europeos, como Alemania, dónde se utiliza desde hace más de 50 años y es un referente en el tratamiento del refriado en adultos y niños a partir de 6 años”, explica Ester Risco, farmacéutica y socia fundadora de la Sociedad Española de Fitoterapia (SEFIT).

El refriado común es la enfermedad más habitual que sufren los niños, ocasionando actualmente hasta el 35% del absentismo escolar en nuestro país y, también, uno de los motivos más frecuentes por el cual los padres llevan a sus hijos al pediatra. 

0 Compartir
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram
Ir a la barra de herramientas