Radiografía del consumo de azúcares en España: ojo con los añadidos (sobre todo en jóvenes)

Un estudio publicado recientemente en la revista científica Nutrición Hospitalaria ha realizado una puesta al día sobre la ingesta de azúcares entre la población española. La principal conclusión que arroja esta investigación está en línea con las “sospechas” (ya más bien evidencias) acerca del exceso del consumo de azúcares añadidos (los más perjudiciales) entre la población juvenil. El trabajo, titulado “Adecuación de la ingesta de azúcares totales y añadidos en la dieta española a las recomendaciones del estudio Anibes”, está coordinado por la Fundación Española de Nutrición (FEN) y aporta información actualizada y basada en la evidencia científica en relación a la ingesta de azúcares totales, intrínsecos y añadidos, así como sobre las principales fuentes alimentarias. También proporciona información pionera sobre el porcentaje de población española que cumple o no con los criterios recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Estos son algunos de los resultados:

1-Energía a través de los hidratos: nos quedamos cortos. Tal y como explica el profesor Gregorio Varela-Moreiras, presidente de la FEN, “los resultados del estudio muestran que los hidratos de carbono, en su conjunto, proporcionan un 41,1% de la energía total consumida, de los cuales el 24,1% son almidones y el 17% corresponde a azúcares totales. El aporte medio de la energía de los hidratos de carbono en la población Anibes no alcanza las ingestas de referencia de la EFSA (entre el 45 y el 60%) en ningún grupo de edad o sexo”. En cuanto a los azúcares intrínsecos, el experto explica que suponen el 9,6% de la energía total consumida, y los azúcares añadidos el 7,3%, en línea con la recomendación de la OMS relativa a que estos últimos deben suponer menos del 10% de la ingesta calórica total diaria.

2-Azúcares y edad: muchas diferencias. “Existen diferencias notables en el cumplimiento de las recomendaciones de la OMS respecto al consumo de azúcares dependiendo de la edad. Así, el aporte de azúcares intrínsecos es mayor en las poblaciones de más edad, mientras que, por el contrario, el de azúcares añadidos es superior en edades más tempranas y en especial durante la adolescencia, llegando en este tramo de edad al 10% de la energía total consumida”, dice Varela.

Desglosando estos datos se comprueba que un 58,2% de la población infantil (9-12 años) cumple con la recomendación de la OMS, mientras que en los adolescentes (13-17 años), el cumplimiento es menor (52,6%), y muy superior en hombres (56,2%), con respecto a las mujeres (46%). En lo que respecta a la población adulta (18-64 años) y en las personas mayores (65-75), el porcentaje de población Anibes que cumple la recomendación de la OMS de realizar una ingesta de azúcares añadidos inferior al 10% se sitúa en un 76,7% y un 89,8% respectivamente.

3- El “ranking” de los azúcares añadidos. Según el estudio, los grupos de alimentos y bebidas que actúan como fuentes principales de azúcares añadidos en el total de la población participante son: azúcares y dulces (34,1%), bebidas sin alcohol (30,8%) y cereales y derivados (19,1%). En lo que respecta a las edades, el profesor Varela señala que “en los niños, adultos y en especial en los adolescentes, el subgrupo de refrescos con azúcar supone una contribución relevante (18% en niños, 26% en adultos y 30,2% en adolescentes), mientras que en el grupo de mayores, la contribución media es del 9,5%”.

El experto señala también que en niños y adolescentes, los subgrupos de chocolates, otros productos lácteos, yogures y leches fermentadas, zumos y néctares y cereales de desayuno y barritas de cereales, son los otros alimentos y bebidas que más azúcares añadidos aportan. “En los adultos y mayores, el grupo de azúcares y dulces es también destacable”.

4-Leche y fruta, fuentes de intrínsecos. Con respecto a los azúcares intrínsecos, el profesor Varela explica que “los grupos de alimentos y bebidas que actúan como fuentes principales en el total de la población son las frutas (31,8%), la leche y los productos lácteos (29,3%) y el grupo de bebidas sin alcohol (15,01%), principalmente zumos y néctares (11,1%). Por grupos de edad, se observa un mayor aporte de azúcares intrínsecos en adultos y mayores respecto a los grupos de frutas y verduras y hortalizas, en comparación con los grupos de edad de niños y adolescentes, donde los subgrupos de leche y zumos y néctares son las principales fuentes de este tipo de azúcares”.

5-Cómputo de azúcar total. En relación con los azúcares totales, la leche y los productos lácteos (23,2%), las bebidas sin alcohol (18,6%), las frutas (16,8%), los azúcares y dulces (15,1%) y los cereales y derivados (12%) son los grupos de alimentos y bebidas que contribuyen como fuentes principales de azúcares totales. “Todos estos grupos suponen el 85% de los azúcares totales consumidos”.

Gregorio Varela-Moreiras hace hincapié en lo novedoso de estos resultados, “ya que son muy escasos los datos disponibles, y que, además, tengan fiabilidad en cuanto a la ingesta de azúcares y sus subtipos, debido a la falta de información sobre los mismos en la mayoría de las tablas de composición de alimentos y bases de datos, pero también a los problemas metodológicos habituales en las encuestas alimentarias, que dificultan la recogida de información precisa del consumo real de alimentos y bebidas. En este marco, la información obtenida en este estudio Anibes permite promover acciones de educación y concienciación específicas de acuerdo a las diferentes edades”.

 

FOTO: https://pixabay.com/es/beber-los-alimentos-copa-caf%C3%A9-3169977/

0 Compartir
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram
Ir a la barra de herramientas