Otra razón para apuntarse al cacao: mejora la memoria y el aprendizaje

Buenas noticias para los fans del cacao y el chocolate: es un excelente aliado de nuestras capacidades cognitivas, como la memoria y el aprendizaje, especialmente en niños y adolescentes. Esta es la conclusión a la que han llegado los expertos reunidos en el XII Congreso de la Dieta Mediterránea, en Barcelona, quienes, además, han incluido a este alimento en la primera pirámide de la dieta mediterránea específicamente enfocada en niños. Tal y como explicó el doctor Ramón Estruch, consultor sénior del Servicio de Medicina Interna del Hospital Clinic y profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona, aunque el cacao tiene un origen tropical, forma parte de nuestra alimentación desde hace centenares de años, “y, al igual que las judías o los tomates, podemos considerarlo totalmente incorporado en la dieta mediterránea”.

Los beneficios saludables del cacao natural no suponen una novedad, ya que hay muchas evidencias científicas del papel que juega en la prevención de un buen número de enfermedades, especialmente las cardiovasculares, debido principalmente a su elevado contenido en un tipo de antioxidantes, los polifenoles (entre 10 mg y 50 mg por gramo de cacao), “lo que se traduce en un potente efecto antiinflamatorio que podría ayudar a prevenir y/o retrasar la aparición de numerosas enfermedades crónicas”, afirmó Estruch.

Ahora, a estos efectos, hay que unir las ventajas que reporta incluirlo en la dieta infantil. En este sentido, la doctora Sonia de Pascual-Teresa, científica titular del Departamento del Metabolismo y Nutrición del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (ICTAN) del CSIC, señaló que tomar cacao natural en la infancia puede ayudar a prevenir problemas neurológicos en la edad adulta gracias al aporte de polifenoles, además de los beneficios que tiene de forma inmediata en el rendimiento cognitivo. “Hay un tipo concreto de polifenoles, los flavonoles, que son los responsables de este efecto beneficioso: dilatan las arterias y aumentan la cantidad de sangre que llega al cerebro, mejorando por tanto el rendimiento mental“. De hecho, el CSIC está llevando a cabo un nuevo estudio cuyo objetivo es analizar este efecto a nivel cerebral, haciendo hincapié en la memoria y en la prevención del deterioro cognitivo asociado al envejecimiento.

Los científicos ya llevan un tiempo detrás de esta pista que relaciona al cacao con la prevención de la pérdida de las funciones cognitivas asociadas a la edad y así, por ejemplo, un estudio de la Universidad de l’Aquila (Italia) ha demostrado que las personas que toman cacao natural a diario muestran mayor capacidad de atención y y procesan más rápido la información. A esto hay que unir las conclusiones de otro trabajo, este realizado en la South Australia University, que han puesto en evidencia que consumir cacao natural al menos una vez por semana mejora la concentración, los procesos mentales y la memoria a corto y largo plazo.

 

EN TÁNDEM CON EL VASO DE LECHE

vaso leche cacaoPara los expertos, la mejor manera de sacar todo el partido a los efectos beneficiosos de los polifenoles del cacao natural sobre el sistema cognitivo es tomándolo en forma cacao soluble, disuelto en leche o en agua. Así, un trabajo de la Universidad de Barcelona demostró que el cacao soluble aporta la mitad de la cantidad de antioxidantes recomendada en los niños. En este sentido, el doctor Javier Fontecha, investigador científico en el Instituto de Investigación en Alimentos (CIAL) de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), explica que además de la capacidad antioxidante de los polifenoles del cacao, con la incorporación de los lácteos a la dieta se aportan prácticamente todos los nutrientes que garantizan el desarrollo y el crecimiento óptimo de la población infantil: carbohidratos, proteínas de elevado valor biológico, grasas, vitaminas (A, B2, B12 y D) y minerales, principalmente calcio y fósforo, pero también magnesio, potasio y zinc. 

El experto aconseja tomar entre 3 y 4 raciones de leche al día en niños y adolescentes, “es decir, un vaso de unos 220 ml, u otros productos lácteos. A medida que el niño crece, la alimentación se diversifica, pero es importante mantener la ingesta recomendada de leche. Y el vaso de leche con cacao de toda la vida en el desayuno, la merienda o por la noche es ideal”.

“Por otra parte -añade Fontecha- es importante recordar que la leche contiene un 90% de agua, por lo que ayuda a los niños a rehidratarse, además de proporcionar los nutrientes esenciales. Por ello, sus beneficios se extienden más allá del crecimiento y se asocian a un patrón de alimentación equilibrada directamente relacionada con la salud adulta”. 

 

FOTO: https://www.pexels.com/photo/close-up-photography-of-cocoa-powder-691152/

Photo by Dimaz Fakhruddin on Unsplash

0 Compartir
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram
Ir a la barra de herramientas