Otra razón para controlar los azúcares: le “roban” el blanco a los dientes

dientes blancos

La edad, ciertos hábitos (como el tabaco) y la ingesta de determinados alimentos son los principales factores implicados en que el color de los dientes vayan perdiendo su blanco natural. Respecto a estos últimos, la doctora Fulvia Kucharski, especialista en estética dental de la compañía de servicios odontológicos ADE y de la clínica Hepler Bone, de Barcelona, explica que “hay muchos alimentos de colores intensos que consumimos a diario (remolacha, tomate, zanahoria, café, vino tinto) y que tienen sustancias cromógenas; se trata de moléculas pigmentadas que se adhieren a los dientes, alterando su color natural”.

El ranking de estos nutrientes enemigos de unos dientes blancos lo encabeza el vino tinto, ya que es ácido y contiene tanto contiene cromógenos como taninos (otra sustancia “manchante”). Le siguen el (sobre todo el negro y el rojo) y el café, cuyo consumo habitual provoca que los dientes vayan adquiriendo un nada favorecedor tono amarillento con el paso del tiempo, además de hacer que luzcan menos brillantes.

Pero además de estos alimentos “de color”, hay otras sustancias que también afectan directamente a la blancura de nuestra sonrisa. Es el caso del azúcar y los colorantes. En este sentido, la experta comenta que tanto los zumos de fruta industriales como los refrescos y las bebidas energéticas contienen ambas en cantidades importantes, lo que los convierte en claros enemigos de la dentadura. “No se trata solo de una cuestión puramente estética, sino que contribuyen a generar caries. Además, muchas bebidas energéticas tienen un contenido elevado de ácido, que erosiona el esmalte”.

Y, obviamente, en esta categoría de “afeadores del blanco dental” hay que incluir a los caramelos y chucherías, muy ricos tanto en azúcares como en colorantes, algo que también ocurre con muchas comidas preparadas y envasadas (llevan colorantes artificiales, aunque cueste apreciarlo a simple vista) y con determinados tipos de salsa (de soja, de curry o el vinagre de Módena), que también pueden penetrar en el esmalte, manchándolo.

Por el contrario, hay frutas, como la manzana, cuya textura fuerte y fibrosa favorecen la limpieza de la dentadura.

Además de controlar la ingesta de estos nutrientes, la experta recuerda cuáles son los cuidados básicos que hay que seguir para lucir una sonrisa sana y brillante: cepillarse los dientes tres veces al día; usar colutorio e hilo dental y, por supuesto, visitar periódicamente al dentista.

 

Photo by Lesly Juarez on Unsplash

0 Compartir
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram
Ir a la barra de herramientas