Objetivo: una primavera sin astenia

Acabamos de estrenar la primavera, una estación, digamos “ambivalente” (luz, sol, flores y buen tiempo versus alergias, astenia, etc.). Y precisamente uno de estos “gajes primaverales”, la astenia, es la causa de que muchas personas no se encuentren precisamente en el mejor momento de su forma física y anímica. En efecto, desde la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) señalan que una de cada 4 personas sufre cansancio y falta de energía en esta época del año.

La astenia es un trastorno adaptativo que tiene su origen en la alteración de nuestros ritmos circadianos. Tal y como explica el doctor Miguel Martín Almendros, médico de familia especialista en fitoterapia, “en el organismo tenemos un reloj biológico que viene marcado por el eje hipófisis-hipotálamo, que se encarga, entre otros aspectos, de regular el sueño, el apetito o la temperatura corporal, y segrega hormonas, serotonina o betaendorfinas. Ante el cambio de estación, el aumento de horas de luz y de las temperaturas, este reloj biológico se desestabiliza y necesita un tiempo para readaptarse a las nuevas circunstancias. Por eso decimos que la astenia primaveral es un trastorno adaptativo, pasajero y limitado a unas 2 a 3 semanas”.  Concretamente, este aumento de las horas de luz es la causa de que el 40% de los españoles se note más cansado con la llegada de la nueva estación, según datos de la SEDCA.

En cuanto a los síntomas, Martín Almendros comenta que la astenia primaveral puede cursar con decaimiento físico e intelectual y acompañarse de irritabilidad, insomnio, apatía, inapetencia y dificultad para disfrutar de las cosas habituales de la vida. “Y es que como consecuencia de este periodo de adaptación nos sentiremos más apáticos, con fatiga y falta de energía y, en definitiva, más cansados”.

Asimismo, suele asociarse a una pérdida de apetito, un síntoma que experimenta el 37% de la población y que hace que 4 de cada 10 personas cambien su estilo de alimentación respecto al que siguen en invierno (datos de la SEDCA). “Se tiende a comer menos, por lo que debemos prestar más atención a este aspecto, ya que una deficiencia calórica puede suponer un déficit de micronutrientes y hacer que no lleguemos a conseguir las ingestas recomendadas de vitaminas y minerales”, afirma Andrea Calderón, nutricionista de la SEDCA, quien aconseja evitar, especialmente en este momento, los alimentos procesados de mala calidad “ya que al ser ricos en azúcares y harinas refinadas, pueden conducir a unas digestiones más pesadas o a una mayor somnolencia, lo que empeoraría los síntomas de la astenia”.

Los expertos coinciden en que la mejor estrategia para plantar cara los síntomas relacionados con la astenia primaveral es seguir una alimentación sana. “Hay que optar por los alimentos vegetales ya que son ricos en vitaminas, minerales y componentes, como los antioxidantes, que resultan muy útiles en estos momentos. Por ello, se aconseja incluir piezas de fruta y verdura varias veces al día, mejor enteras que en zumos o licuados, para así evitar que pierdan parte de sus nutrientes esenciales. También hay que tomar legumbres, cereales integrales de buena calidad, frutos secos y semillas, ya que se trata de alimentos que aportan una mayor cantidad de vitaminas. Todo esto deberá complementarse con la práctica de ejercicio físico y una correcta hidratación”, afirma Andrea Calderón.

 

JALEA REAL, UN ALIADO DEL ÁNIMO EFICAZ Y NATURAL

jalea realComo complemento al estilo de vida “anti-astenia” recomendado, el doctor Martín Almendros aconseja tomar preparados farmacéuticos de jalea real. “Se trata del alimento que toman las abejas reina y que posee numerosos nutrientes, vitaminas, aminoácidos y minerales. Todo esto nos aporta vitalidad, disminuye la sensación de fatiga, aumenta la resistencia física y mental y estimula nuestras defensas.

Por su parte, la SEDCA recomienda la jalea real y hace hincapié en su alto contenido en nutrientes: “Es rica en vitaminas del grupo B y tiene una gran cantidad de minerales como manganeso, potasio o hierro. Este contenido nutricional nos ayudará a llegar a las cantidades recomendadas de micronutrientes, a evitar alguna deficiencia y a conseguir una mayor vitalidad y energía, con la consecuente mayor sensación de bienestar en nuestro organismo, permitiendo así combatir la astenia”, señala Andrea Calderón.

 

CINCO CLAVES PARA “SOBREVIVIR” A LOS SÍNTOMAS

Los expertos recomiendan seguir los siguientes consejos para prevenir los síntomas asociados a la llegada de la primavera y adaptarse a las nuevas condiciones medioambientales:

1-SEGUIR UNA RUTINA. Intentar tener unos horarios marcados para las comidas, así como para acostarse y levantarse o hacer deporte.

2-DIETA SANA Y COMPLETA. Incluir 5 comidas al día que contengan alimentos vegetales, legumbres, frutos secos, cereales integrales y semillas.

3-HIDRATARSE. Tomar al menos 2 litros diarios de agua.

4-DORMIR BIEN. Descansar el tiempo necesario (varía según cada persona) en un entorno con una temperatura adecuada, e irse a la cama 3 horas después de cenar, para así hacer bien la digestión.

5-ACTIVIDADES PLACENTERAS. Disfrutar y pasarlo bien hará que el organismo genere endorfinas, lo que proporcionará un buen ánimo para hacer frente a este trastorno adaptativo.

 

Photo by Allef Vinicius on Unsplash

0 Compartir
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram
Ir a la barra de herramientas