Más verduras y leer en voz alta para conservar la juventud del cerebro

Aunque, tal y como ha demostrado una revisión reciente de los últimos estudios llevados a cabo sobre el Alzheimer, hoy por hoy no existe ni fármaco ni estrategia 100% eficaz que pueda prevenir esta enfermedad, si hay datos que constatan que llevar una vida lo más sana posible es la mejor estrategia para, en la medida de lo posible, blindarse contra el deterioro congnitivo implicado en su aparición. Uno de los más recientes procede de un estudio realizado en el Centro Médico de la Universidad de Rush, en Chicago (EEUU), según el cual, las personas que consumen todos los días verduras de hoja verde (espinaca, col rizada, berza) mantienen una mayor agudeza mental cuando envejecen.

Los investigadores comprobaron que, en comparación con las personas que rara vez incluyen estos alimentos en su dieta, las que los toman al menos una vez al día muestran un envejecimiento cerebral más lento; concretamente, y en lo referente a su función cerebral, es como si fueran 11 años más jóvenes. La explicación que dan los autores es que las propiedades beneficiosas de ciertos nutrientes, como la vitamina K, los folatos o la luteína, presentes en estos alimentos, podrían justificar en gran medida este efecto a nivel cerebral.

Además, otra investigación, ésta realizada en la Universidad de Waterloo, en Ontario (Canadá), ha demostrado que leer en voz alta puede mejorar significativamente la memoria. Los investigadores pidieron a 95 personas que recordaran una información escrita en 4 forma distintas: leyendo la información en silencio; escuchando a otra persona leerla; oyendo una grabación de sí mismas leyéndola y leyéndola en voz alta. Comprobaron entonces que leerla en voz alta resultó ser el mejor modo de recordarla lo que, según Colin MacLeod, coautor del estudio, “demuestra que el aprendizaje y la memoria se benefician de la involucración activa. Cuando añadimos una medida activa o un elemento productivo a una palabra, ésta se vuelve más perceptible en la memoria a largo plazo y, por tanto, resulta más fácil de recordar. Estas evidencias se añaden a las ya existentes de que el ejercicio y el movimiento regulares también son unos cimientos robustos para una buena memoria”.

 

Photo by fireskystudios.com on Unsplash

0 Compartir
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram
Ir a la barra de herramientas