Más del 25% de los niños presentan despertares nocturnos

En el caso de los niños, los problemas de sueño en general y el insomnio en particular tienen características distintas que en los adultos. Tal y como explica el doctor Rafael del Río, director de la Unidad de Neurofisiología y Trastornos del Sueño de Vithas Internacional, “el insomnio infantil se divide en 3 grupos: comportamental, psicofisiológico y de disruptores breves. El más frecuente, y con diferencia, durante la infancia temprana es el comportamental”. Este tipo de insomnio puede asociarse al trastorno de asociación a conciliación que, como explica el experto, significa que el niño solo se queda dormido cuando se dan ciertas condiciones que, con frecuencia, implican la presencia de los padres y que, en el caso de los despertares nocturnos, vuelven a ser necesarias.

La prevalencia de los problemas de sueño en niños es de al menos un 25% y varía con la edad: “Entre el 25% y el 50% de los bebés de entre 6 y 12 meses y el 30% de los niños entre 1 y 2 años tienen despertares nocturnos con dificultad para tranquilizarse solos. En edad preescolar (entre 3 y 5 años), la prevalencia es de de un 25%, y son frecuentes las pesadillas, la dificultad para conciliar el sueño, los despertares nocturnos y el síndrome de apnea obstructiva del sueño, además de algunos trastornos como el sonambulismo y los terrores nocturnos”, señala el experto.

Al hilo de estas evidencias, el doctor Del Río comenta algunas de las cuestiones más importantes relacionadas con el sueño infantil que conviene tener en cuenta:

1-Siempre, consultar al médico. Muchos de estos trastornos pueden diagnosticarse en la propia consulta mediante una exploración física detallada y la recogida de datos. En ocasiones son necesarias pruebas complementarias, como el estudio polisomnográfico, de gran utilidad en los problemas respiratorios, los movimientos anormales y las parasomnias.

2-¿Cuántas horas deben dormir? El número de horas de sueño varía mucho según la edad del niño y en base a las características propias de cada pequeño: “Cada niño tiene necesidades particulares, por lo que es difícil dar un consejo sobre cuánto sueño requiere y a qué hora debe ir a la cama”, señala el doctor.

En este sentido, y según el “II Estudio Caser sobre Salud Familiar”, los niños españoles duermen una media de 9,63 horas diarias, siendo, por franjas de edad, los pequeños de entre 3 y 6 años los que más tiempo duermen (10,04 horas diarias), mientras que la franja de 11-14 años son los que menos (9,22 horas/día). Estos resultados reflejan que los pequeños de nuestro país cumplen de forma bastante justa con las recomendaciones de los expertos.

3-Consecuencias de la falta de sueño. Rafael del Río recuerda la importancia de tener en cuenta el impacto que tiene la privación del sueño sobre las funciones diarias, incluido el comportamiento del niño y el aprendizaje. “Los problemas de sueño suelen producir letargia, dolor de cabeza, alteraciones del ánimo, alteraciones cognitivas como problemas de memoria o atención y alteraciones en el comportamiento, como hiperactividad, agresividad o impulsividad”.

4-La importancia de la higiene de sueño. “Una buena noche comienza durante el día, de ahí la importancia de seguir una rutina diaria y evitar actitudes como castigar al niño mandándole a la cama o permitir que juegue en ella, ya que ésta solo debe utilizarse para dormir. También hay que evitar las comidas copiosas antes de acostarse y premiar al niño cuando tiene una buena noche”, dice Del Río.

Asimismo, el momento de ir a dormir debe tener su propio ritual: “Calmar al niño cuando quede poco para acostarse; establecer el mismo criterio entre ambos progenitores y seguir la misma secuencia todos los días”. Respecto a las condiciones de la habitación, ésta debe estar oscura y templada (a unos 18ºC), y si el niño tiene miedo a la oscuridad, puede usarse una luz muy tenue o entreabrir la puerta.

El experto recomienda también a los padres no acudir demasiado rápido cuando el niño les llame por la noche, pero tampoco esperar a que esté completamente alterado, además de intentar mantener la calma, hablar lento y suave y dejar al niño dormir en su cama.

 

NIÑOS DE CASTILLA-LA MANCHA, LOS MÁS DORMILONES

  • Según se desprende del “II Estudio Caser sobre Salud Familiar: Alimentación y estilo de vida del niño del siglo XXI”, por Comunidades Autónomas, los niños castellanomanchegos son los que más duermen de España, con una media de 10,11 horas/día, seguidos de los peques de Cantabria (9,94 horas/día) y los del País Vasco (9,89 horas/día). Por el contrario, los que menos horas duermen son los niños de Melilla (9,16 horas/día) y los de Ceuta (9,28 horas/día).

 

Foto: https://pixabay.com/es/ni%C3%B1os-dormir-la-paz-ni%C3%B1o-cama-1922580/

 

 

0 Compartir
WP2FB Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram
Ir a la barra de herramientas