Lo dicen los pediatras: hay que mantener las rutinas infantiles en Navidad

Los niños son los auténticos protagonistas de las fiestas navideñas, pero no por ello hay que bajar la guardia respecto a  las cuestiones que resultan fundamentales para su bienestar. Con esta idea, la Asociación Española de Pediatría (AEP) ha publicado una serie de consejos dirigidos a mantener la salud de los más pequeños de la casa en estos días de “desenfreno” y, también, para aprovechar muchas las situaciones características de estas fechas con el objetivo de fomentar algunos aspectos del desarrollo infantil:

 

1-Sí a la siesta y a los horarios. Los expertos destacan la necesidad de mantener, en la medida de lo posible, hábitos como la siesta y conservar los horarios de sueño; y también tener cuidado con el exceso de  dulce y vigilar la seguridad en las actividades lúdicas multitudinarias.

2-Enseñarles a comer a través de los menús festivos. Es un buen momento para enseñar a los niños nuevas costumbres e inculcarles hábitos saludables basados en la ingesta moderada y el consumo prudente de dulces. Los pediatras recuerdan que los tradicionales platos navideños ofrecen gran variedad de sabores todavía por descubrir para los más pequeños, lo que supone una oportunidad de que amplíen su paladar, siempre teniendo en cuenta las edades recomendadas para comenzar a tomar cada alimento. En este sentido, para que los niños puedan probar distintos platos, es recomendable lo hagan en pequeñas cantidades, para evitar atracones y favorecer la degustación de diferentes alimentos. Una buena forma de ayudarles a hacer la digestión es acabar la comida con fruta. También es importante enseñarles a masticar despacio para evitar atragantamientos y digestiones pesadas.

3-Decoración: bonita, pero segura. La AEP alerta sobre la importancia de mantener la seguridad a la hora de poner la decoración de Navidad en los hogares y también de prestar una mayor atención a los menores durante estos días en los que es habitual recibir invitados y, por tanto, las casas suelen estar más ajetreadas que de costumbre. Los adornos y las luces resultan muy atractivos para los niños, que quieren cogerlos y jugar con ellos. Para evitar posibles accidentes, es conveniente identificar posibles peligros (escaleras, bolas, chimeneas, enchufes…) y tomar medidas preventivas para evitar que se acerquen a ellos. Para distraer la atención de los niños, los pediatras proponen preparar un espacio especial para ellos, con decoración adecuada a su edad que no suponga un peligro (figuras de plástico de tamaño medio del Belén o adornos de tela, por ejemplo).

4-Guerra al sedentarismo. Los expertos recuerdan que los niños deben hacer una hora diaria de ejercicio, incluso en vacaciones ya que, debido a los días libres, la interrupción de actividades extraescolares y el frío, las fiestas de Navidad pueden favorecer el sedentarismo. Para evitarlo, recomiendan aprovechar el tiempo para organizar actividades que impliquen hacer ejercicio con los pequeños: ir a ver las luces de Navidad, dar un paseo por el campo o una excursión en bici son algunas de las actividades aeróbicas más recomendables para practicar en familia. En este sentido, una forma de inculcarles la importancia del ejercicio es regalándoles juguetes que les animen a practicarlo: una pelota, una bicicleta o unos  patines son opciones ideales para que se diviertan a la vez que ejercitan su cuerpo.

*Estos y más consejos elaborados por la AEP se pueden encontrar en el especial “Navidades saludables con niños” publicado en la web EnFamilia.

 

Photo by rawpixel.com on Unsplash

0 Compartir

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram
Ir a la barra de herramientas