Las bondades del “efecto cebolla” y otros gestos sanos frente al frío

Todo apunta a que 2018 va a ser un “año de nieves”, por lo menos en su estreno. Aunque en España aún estamos viviendo la resaca de un fin de semana absolutamente blanco, las bajas temperaturas de nuestros termómetros poco tienen que ver con las que están soportando los ciudadanos norteamericanos: dos terceras partes de EEUU están  haciendo frente a las consecuencias de un frente ártico que está afectando a todo el país (el número de fallecidos por la “bomba meteorológica” ya se acerca a la veintena, según los últimos datos), de ahí que sean muchos los expertos que están ofreciendo consejos prácticos a la población.

Uno de ellos es el doctor Robert Glatter, médico del servicio de emergencias del Hospital Lenox Hill, de Nueva York, quien recuerda una serie de pautas a tener muy en cuenta cuando el mercurio se sitúa muy por debajo de los grados negativos:

-Cuantas más capas, mejor. “Cuando hace frío es fundamental mantener la cabeza, el cuero cabelludo, la nariz, el cuello y las orejas cubiertos, pero lo más importante es vestirse con capas para evitar la pérdida de calor. También es aconsejable usar unas botas resistentes, hechas con materiales aislantes, y ponerse calcetines gruesos de lana para mantener los pies y sus dedos calientes”.

Resbalones traidores. Además de llevar el calzado adecuado, Glatter aconseja caminar lentamente sobre la nieve y superficies heladas, mirando ambos pies y al suelo para evitar pisar posibles trozos de hielo que puedan encontrarse mezclados con la nieve. “Es la mejor estrategia para prevenir caídas, resbalones y lesiones de espalda”.

Corazón “helado”. Una actividad muy típica en las poblaciones de EEUU, limpiar la nieve con pala, puede aumentar en sí misma el riesgo de sufrir un ataque cardiaco, advierte Glatter. “Este riesgo es particularmente preocupante para aquellos que ya tienen problemas cardiovasculares, incluyendo diabetes e hipertensión”. Para reducir este riesgo el experto aconseja hacer descansos con frecuencia, cargar menos la pala y beber mucha agua, para mantenerse hidratado. “Y cuidado con otras bebidas como la cafeína o el alcohol; hay que evitarlas porque pueden llevar a la deshidratación”, señala.

Hipotermia: más seria de lo que parece. El experto recuerda también el riesgo de desarrollar hipotermia, una afección que se presenta con síntomas como mareo, confusión y/o temblores que pueden aparecer después de una exposición corta a unas temperaturas gélidas. “La hipotermia puede producirse después de pasar tan solo 15 o 20 minutos en el exterior a temperaturas bajo cero. Las personas mayores y los niños pequeños tienen un riesgo particularmente alto de sufrirla“. Para prevenir la hipotermia, nada mejor que usar el sentido común: “ponerse ropa lo suficientemente abrigada y seca y a capas, para minimizar la exposición al frío”.

 

Photo by Heather Shevlin on Unsplash

0 Compartir
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram
Ir a la barra de herramientas