La Enfermedad de Hashimoto de Gigi Hadid

La supermodelo Gigi Hadid acaba de comunicar a sus seguidores a través de su cuenta de Twitter que le ha sido diagnosticada la Enfermedad de Hashimoto, poniendo con ello fin a las continuas especulaciones han suscitado sus fluctuaciones de peso.

La Enfermedad de Hashimoto es una patología de las denominadas autoinmunes, es decir,  en las que el propio sistema inmune ataca nuestros propios órganos, en este caso a la glándula tiroides, produciendo a la larga, un hipotiroidismo, que es lo que va a ocasionar los síntomas característicos. A pesar de la rareza de su nombre, se trata de una enfermedad relativamente frecuente, que afecta principalmente a las mujeres de mediana edad, si bien, puede aparecer a cualquier edad y también darse en los varones. En cuanto a la causa, no está del todo clara:  a veces puede estar desencadenada por una infección, y es más frecuente en personas que tienen otras patologías autoinmunes como la diabetes o la artritis reumatoide, entre las más conocidas. También tiene un componente hereditario, es decir, suele haber familiares afectados por la misma enfermedad.

Cursa de un modo lento y progresivo a lo largo del tiempo, a medida que los anticuerpos antitiroideos van dañando la glándula e impidiendo que se sinteticen las hormonas tiroideas, lo que hace aflorar la sintomatología típica del hipotiroidismo, que consiste principalmente en:  cansancio desproporcionado, ganancia de peso sin motivo aparente, mala tolerancia al frío, piel seca, fragilidad de las uñas, caída del cabello, hinchazón en el rostro, alteraciones del estado de ánimo y memoria con cierta inclinación a los síntomas depresivos, algunos cambios del tono de voz con episodios de afonía o ronquera, estreñimiento y molestias musculares. Si bien en líneas generales y para la población general suele tratarse de un cuadro banal, para una modelo (caso de Gigi Hadid) puede tener una gran trascendencia puesto que muchos de los síntomas y signos comentados tienen un reflejo notable sobre la estética corporal; y no solo se trata de la ganancia de peso, sino que en ocasiones aparece bocio, con el consiguiente aumento del cuello en su cara anterior, por debajo de la mandíbula.

Se diagnostica con facilidad por la clínica y con unos sencillos análisis de sangre que determinan la TSH, la T4 y los anticuerpos antitiroideos; a veces se emplea también una ecografía. El tratamiento consiste en aportar la hormona tiroidea que no se sintetiza en forma de comprimidos por vía oral, y precisa de controles analíticos periódicos, sobre todo al inicio, para identificar la dosis adecuada que haga remitir los síntomas y mantener un buen control de la enfermedad.

 

Foto: Eva Rinaldi [CC BY-SA 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0)], via Wikimedia Commons

 

(*Los contenidos médicos de esta sección están elaborados y supervisados por el doctor Javier Cotelo, coordinador médico de Salus & Wellness).

0 Compartir
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram
Ir a la barra de herramientas