Grupo sanguíneo: la importancia de conocerlo (y llevarlo en un lugar visible)

Este fin de semana, la Comunidad de Madrid y Peugeot España rindieron homenaje a Carlos Sainz y a su copiloto, Lucas Cruz, con una exposición que repasaba la  victoria de ambos en la última edición del Rally Dakar (considerado el más duro del mundo). Y, sin duda, el elemento estrella de la muestra fue el coche de los pilotos, que, imponente (y con el barro del desierto sudamericano todavía en sus ruedas), “posaba” para los numerosos aficionados que se dieron cita en el patio de la Real Casa de Correos madrileña.

Además del tamaño del vehículo y de su peculiar configuración, a los “profanos” en el mundo rally nos llamó la atención el hecho de que en la parte superior de ambas puertas figurara, de forma clara y muy legible, el grupo sanguíneo de ambos pilotos: o- Cruz;   o+ Sainz. Este dato demuestra la importancia de conocer a qué grupo sanguíneo pertenecemos, de llevarlo siempre de forma visible (corramos o no el Dakar) y de saber algo más de su utilidad:

-Cuatro grupos distintos…  La principal razón de ser de este sistema de clasificación (un poco complejo) de la sangre es poder llevar a cabo una transfusión segura. Por un lado tenemos la clasificación AB0, que hace referencia a unas proteínas que se encuentran en la superficie del glóbulo rojo y que pueden ser de dos tipos: A (grupo A) y B (grupo B). Puede darse que estén presentes las dos proteínas (grupo AB) o, por el contrario, que no haya ninguna: hablamos entonces grupo 0. Por tanto, existen  4 tipos de glóbulos rojos según dicha clasificación. Pero hay un problema:  las personas con grupo A tienen en su plasma anticuerpos contra el grupo B, y viceversa, lo que haría que, si se pusieran en contacto ambas sangres, destruirían los glóbulos sanguíneos. Como resultado, las personas con el grupo AB no tendrían anticuerpos contra otros grupos, mientras que las del grupo 0 tienen anticuerpos tanto contra los del grupo A como los del B.

-Y el Rh (que lo lía todo un poco más). El asunto (la clasificación) se complica un poquito más con el denominado factor Rh, que hace referencia a la presencia de un antígeno llamado factor D. En caso de tener este antígeno,  se habla de Rh positivo, que comprende aproximadamente al 85% de la población caucásica;  y en caso de no tenerlo (el 15% de población restante), hablamos de Rh negativo. Pues bien, para clasificar la sangre se emplean ambos sistemas combinados, el grupo AB0 y el factor Rh dando lugar a 8 tipos:  A-,A+,B-,B+,AB-, AB+, 0- y 0+. El grupo AB+ es llamado “receptor universal” porque puede recibir todo tipo de grupos, mientras que y el 0- es el donante universal, porque lo podrían recibir de forma segura todos los grupos.

-Tan importante como el DNI. Es obvia por tanto la importancia de conocer y llevar visible el grupo sanguíneo, ya que, literalmente, nos puede salvar la vida en caso de accidente con hemorragia masiva, tanto externa como interna. En estas situaciones, cuando la pérdida de sangre es excesiva, se puede entrar en parada cardiaca y hablamos entonces de emergencia, ya que hay un franco compromiso vital. Es por ello que el tiempo, por pequeño que sea, empleado en determinar el grupo sanguíneo de la persona afectada puede marcar la diferencia entre morir o sobrevivir al accidente. Es recomendable pues que todo el mundo lo sepa y lo lleve fácilmente visible, bien adjunto al DNI, en una placa o medalla e incluso tatuado (una opción que cada vez cuenta con más adeptos). Esta recomendación es si cabe más importante el el caso de conductores habituales, por el riesgo de posibles accidentes de tráfico al que están expuestos; en los deportistas de riesgo y en profesionales de actividades peligrosas que entrañen un riesgo alto de traumatismos graves.

 

Puedes ver aquí el vídeo de la exposición:

0 Compartir
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram
Ir a la barra de herramientas