Fruta entera mejor que zumos o smoothies

Los smoothies (esto es, combinados a base de fruta o verdura batida) se han convertido en un alimento/bebida de plena actualidad, sobre todo en épocas de calor. Aunque en principio se presentan como una opción sana, su consumo conlleva un doble riesgo: por un lado, incorporar una cantidad excesiva de determinados nutrientes (azúcares, mantecas, etc.) que les aportan consistencia y sabor (sobre todo a los industriales) y, por otro, considerarlos como una alternativa a la ingesta de frutas y verduras en su forma “tradicional” (una pieza entera, cocidas…). Pero hay otras razones que hacen que no se trate realmente de una opción tan natural como pueda parecer en un principio.

Tal y como explica Mireia Benlliure, nutricionista y farmacéutica del Hospitales Vithas Nisa, el hecho de que tanto los smoothies como algunos batidos y zumos se procesen cortando sus ingredientes, licuándolos o triturándolos para luego beberlos, resta trabajo al sistema digestivo haciendo que en unos minutos consumamos lo que tardaríamos mucho más tiempo en comer y que, quizás por eso mismo, haría que la cantidad (y también, las calorías y el contenido de otros nutrientes como los azúcares) sea menor. “Cualquier alimento tomado de manera natural conservará mejor la fibra de la fruta y servirá para ralentizar el proceso que hace que el azúcar pase a la sangre. Esto también hace que nos saciemos por más tiempo y favorece que no sintamos hambre tan solo una hora después de haberlo consumido, como ocurre con el smoothie. Además, cuando no son caseros, presentan el problema añadido de que, aunque en sus ingredientes aseguran que se tratan de productos naturales, lo cierto es que en la mayoría de los casos suelen estar cargados de edulcorantes o incluso manteca de frutos secos”.

Otra razón para no “sobrevalorar” a los smoothies es que la inmediatez en el consumo de un producto bebido desaconseja convertirlo en la única forma de comer fruta y verdura, ya que puede producir picos importantes de azúcar en sangre, con sus correspondientes bajadas, en absoluto recomendables.

¿Hay entonces que renunciar a esta deliciosa preparación que, en honor a la verdad, supone una buen “plan B” para aquellas personas a las que les cuesta comer fruta y verdura? En absoluto. Lo que sí hay que hacer es, como aconseja esta experta, optar por la versión más natural, siendo la receta ideal de tres partes de verdura frente a una de fruta (pepino, espinaca, zanahoria y pera, por ejemplo), compensando el sabor menos dulce que puede tener frente a las preparaciones industriales con unas hojitas de menta, hierbabuena o jengibre.

Estas son las pautas que la especialista de Hospitales Vithas Nisa ofrece para elaborar un smoothie lo más saludable posible:

infografia-smoothies-e1512404051920.jpg

 

 

Photo by Joanna Kosinska on Unsplash

0 Compartir
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram
Ir a la barra de herramientas