Efectos colaterales (y poco saludables) de tener la casa “como los chorros del oro”

Los profesionales de la  limpieza o las personas que ponen a punto su casa de forma habitual, empleando para ello sprays u otros productos específicos, sufren una mayor disminución de la función pulmonar a lo largo de los años frente a aquellas personas que no realizan habitualmente tareas de limpieza doméstica, según de desprende de un estudio publicado en el American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine.

Investigadores de la Universidad de Bergen, en Noruega, analizaron datos procedentes de 6.235 participantes con una media de edad de 34 años al inicio del estudio y que fueron seguidos durante un periodo de más de 20 años. Mientras que los efectos a corto plazo de los productos de limpieza en cuanto al desarrollo de asma están bien documentados, había una carencia de conocimiento sobre los efectos de estos productos a largo plazo, señala Cecile Svanes, una de las autoras y profesora del Centro de Salud Internacional de la citada Universidad: “Observamos que el empleo de estos productos día a día y año tras año podían ocasionar pequeños daños en la vía aérea y acelerar la tasa de reducción de la función pulmonar de forma similar a cómo este proceso se desencadena con el paso de los años”.

Concretamente, los autores de la investigación apreciaron un descenso de 3,6 ml/año en un parámetro espirométrico denominado VEMS1, que hace referencia a la cantidad de aire que se puede exhalar en un segundo con una maniobra forzada, en las mujeres que limpiaban en sus domicilios, y de 3,9 ml/año en las limpiadoras profesionales. En cuanto a la capacidad vital forzada (CVF), otro parámetro importante que evalúa la función pulmonar y que hace referencia a la cantidad total de aire que una persona puede exhalar de forma forzada, disminuyó en 4,3 ml/año en limpiadoras de su domicilio y en 7,1 ml/año en limpiadoras profesionales.

En base a estos datos, los responsables del estudio constataron que el declive de la función pulmonar en mujeres profesionales de la limpieza era comparable a de los fumadores de menos de 20 paquetes al año (fumadores de menos de 20 cigarrillos durante menos de 20 años). Los autores del estudio barajan la posibilidad de que la disminución de la función pulmonar sea debida a la acción irritativa que los productos de limpieza ejercen sobre las células que tapizan las vías aéreas, donde centran las lesiones.

Los investigadores no encontraron un descenso de otro parámetro espirométrico conocido como índice de Tifenau, que sirve para el diagnóstico y seguimiento de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), en mujeres que usaban con regularidad productos de limpieza frente a las que no lo hacían. Sí hallaron una mayor prevalencia de asma entre mujeres que limpian su domicilio (12,3 %) o debido a su trabajo (13,7 % ) frente a las que no emplean dichos productos (9,6 %). Tampoco se encontró que los varones que emplean estos productos de forma regular, bien en sus casas o en su trabajo, tengan una disminución de los parámetros espirométricos VEMS1 y CVF, como sucedió en el caso de las mujeres.

A pesar de lo interesante de los resultados arrojados, el estudio presenta algunas limitaciones como son el pequeño número de mujeres que no empleaban productos de limpieza o de los hombres limpiadores profesionales reclutados en la muestra de personas empleada para el análisis. Asimismo, el estudio plantea también que muchos de estos productos son prescindibles y que las bayetas y fregonas de tejidos de microfibras y el agua serían más que suficientes para la limpieza de la mayoría de hogares y locales de trabajo. Al mismo tiempo, los expertos animan a las administraciones sanitarias a regular estrictamente el empleo de productos de limpieza para que se minimice el riesgo de inhalación de los mismos.

 

FOTO: https://www.pexels.com/photo/brown-wooden-floor-48889/

 

0 Compartir
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram
Ir a la barra de herramientas