Cinco síntomas que no deberías perder de vista (por la cuenta que se trae)

Síntoma: Dícese de aquel fenómeno subjetivo revelador de una enfermedad. También, signo que ocurre con una determinada patología. La definición no puede ser más clara y concisa y, sin embargo, la mayoría de las veces pasamos por alto ese papel “advertidor” de molestias en principio tan inocuas como un calambre o un cambio en el color de la lengua. Esta ignorancia está motivada en la gran mayoría de los casos por el desconocimiento. Un ejemplo: una investigación llevada a cabo por expertos de la Universidad del Estado de Michigan, en East Lansing (EEUU) demostró que un tercio de la población no es capaz de identificar un sólo síntoma del ictus (accidente cerebrovascular). La intensidad y la característica de los síntomas es en la mayoría de las ocasiones lo que va a activar nuestros sistemas de alarma. Sin embargo, hay algunos que tienen una doble cara, de ahí la importancia de desentrañar qué se oculta detrás ellos y tomar las medidas oportunas. Un consejo: ante la duda, acude siempre al médico.

1-Ganglios inflamados:  Los ganglios linfáticos son órganos que juegan un papel importante en las defensas del organismo contra las infecciones. Producen una sustancia, la linfa, que viaja por todo el cuerpo a través del sistema linfático y filtra las impurezas del organismo. Las áreas más comunes donde se pueden apreciar o aparecer estos ganglios son las axilas, las ingles, el cuello, debajo de la mandíbula, detrás de los oídos y en la parte posterior de la cabeza.

  • -Qué pueden indicar:  Los ganglios linfáticos se pueden inflamar fundamentalmente debido a una infección (mononucleosis, rubéola, paperas, infecciones de oído, amigdalitis, abscesos dentales, gingivitis, úlceras bucales y enfermedades de transmisión sexual). También pueden estar producidos por enfermedades inmunes o autoinmunes (artritis reumatoide o VIH) o por ciertos tipos de cánceres (leucemia, enfermedad de Hodgkin o linfoma no Hodgkin). Algunos medicamentos y ciertas vacunas también pueden producir este síntoma.
  • Qué hacer: El tratamiento se centra en atajar la infección o la enfermedad de base. El dolor de los ganglios generalmente desaparece en un par de días sin tratamiento, pero es posible que no vuelvan a su tamaño normal durante varias semanas después de que la infección se haya resuelto.
  • -Cuándo acudir al médico: Si pasadas varias semanas los ganglios no disminuyen de tamaño o siguen creciendo, se vuelven rojos o sensibles; los ganglios inflamados son duros, irregulares o se sienten fijos en su lugar; si se presentan otros síntomas como fiebre, sudoración nocturna o pérdida de peso inexplicable; o si alguno de los ganglios mide más de un centímetro de diámetro en el caso de los niños.

 

2-Pérdida de peso. Si a pesar de no haber variado los hábitos de vida o el estilo alimenticio se experimenta una pérdida de peso involuntaria, progresiva y mantenida en el tiempo puede ser indicativo de un amplio abanico de problemas de salud.

  • Qué puede indicar: Generalmente, se trata de un síntoma inequívoco de trastornos endocrinos (diabetes e hipertiroidismo), dolencias gastrointestinales, deficiencias nutricionales, problemas psiquiátricos, infecciones, patologías neurológicas u otras enfermedades más graves como cáncer, tuberculosis y sida. La depresión, la anorexia y la bulimia no diagnosticadas o la ingesta de ciertas drogas como las anfetaminas también están implicadas en este síntoma.
  • Qué hacer: Practicar la moderación y mantener un programa equilibrado de dieta y actividad física. Si se conoce la causa subyacente, seguir el tratamiento médico oportuno.
  • Cuándo acudir al médico: Si la pérdida de peso es mantenida, constante y excesiva (superior al 10% del peso corporal normal) e inexplicable. También si va acompañada de otros síntomas como dolor, hemorragia o tos, pérdida de apetito y cansancio excesivo (astenia).  En el caso de los adolescentes, si se aprecia que éste tiene una imagen irreal de sí mismo de estar demasiado gordo y parece exagerar con las dietas.

 

3-Calambres. Los calambres y espasmos musculares son dolores repentinos y muy agudos que afectan al movimiento. Aunque pueden producirse casi en cualquier parte del cuerpo, lo más frecuente es padecerlos en las piernas. Muchos de ellos son resultado de un esfuerzo crónico, como ocurre en el caso de las personas que pasan mucho tiempo de pie, o también pueden estar derivados de una intensa actividad deportiva.

  • -Qué pueden indicar: Las causas que pueden provocarlos son varias: gripe y resfriado, trastornos gastrointestinales, hepatitis, dolores menstruales, niveles bajos de potasio.
  • -Qué hacer: La mayoría de los calambres se pueden aliviar con  reposo. Los masajes destinados a activar la circulación de la zona también resultan efectivos. Hay que aplicarlos de abajo a arriba (de los pies a la cadera).
  • -Cuándo acudir al médico: Si el dolor se propaga y persiste a pesar de la terapia de reposo; si es excesivamente intenso; si aparece al caminar y nos hace detenernos, remitiendo y volviendo a aparecer al reiniciar la marcha.

 

4-Visión borrosa. Se trata de la pérdida de agudeza visual y la incapacidad para visualizar pequeños detalles. También se pueden producir puntos ciegos, es decir, agujeros oscuros en el campo visual en los cuales no se puede ver nada.

  • -Qué puede indicar: Normalmente está producido por patologías oculares, tales como la presbicia, cataratas, glaucoma, degeneración macular, inflamación o lesión ocular, desprendimiento de retina y neuritis óptica. También puede ser indicativo de un accidente cerebrovascular, dolores de cabeza tipo migraña, tumor cerebral o arteritis temporal (inflamación de una arteria en el cerebro que suministra sangre al nervio óptico). Otras causas potenciales de visión borrosa incluyen fatiga, exposición exagerada al oxígeno e ingesta de determinados medicamentos.
  • -Qué hacer : Cualquier cambio en la visión nunca debe ser ignorado, ya que, independientemente de la causa, puede empeorar y mermar considerablemente la calidad de vida. Ante el menor síntoma hay que buscar siempre ayuda del oftalmólogo.
  • -Cuando acudir al médico: Siempre que se presente visión doble, incluso temporal,  puntos ciegos o dolor ocular. También si hay problemas para ver objetos a ambos lados, dificultad para ver de noche o para leer, pérdida gradual de la agudeza visual, dificultad para diferenciar colores o secreción en el ojo. También hay que acudir en caso de que exista diabetes o antecedentes familiares de esta enfermedad.

 

5-Alteraciones en la lengua. El color y aspecto de la boca en general y de la lengua en particular pueden indicar alteraciones en otras zonas del organismo. En el caso de la lengua, ésta posee muchas terminaciones nerviosas, lo que la convierte en reflejo de muchos dolores y patologías.

  • -Qué puede indicar: La anemia perniciosa o una carencia vitamínica puede provocar un enrojecimiento de la lengua, mientras que una lengua pálida y lisa puede ser consecuencia de una anemia por déficit de hierro. La primera manifestación de la escarlatina suele ser una alteración del color normal de la lengua, que adquiere un tono fresa-frambuesa. La presencia de placas blanquecinas es indicativa de fiebre, deshidratación, sífilis secundaria, estomatitis aftosa y leucoplasia (una lesión blanquecina que es precancerosa).
  • Qué hacer: Cambiar de marca de dentífrico, de elixir bucal o de chicle puede aliviar las molestias.
  • -Cuándo acudir al médico: Las pequeñas prominencias en ambos lados lados de la lengua son habituales e inofensivas, pero si se dan en un sólo lado podrían ser cancerosas, así como la presencia de tumefacciones. Las llagas en la lengua pueden deberse al virus del herpes simple, la tuberculosis o una infección bacteriana, por lo que es conveniente consultar al experto para que recete la medicación más adecuada.

 

 

FOTO: https://www.pexels.com/photo/adult-dark-depressed-face-262218/

0 Compartir
WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram
Ir a la barra de herramientas