“¿Cuáles son los síntomas típicos del herpes zóster?”

LA CONSULTA: Desde hace unos días siento un dolor que va en aumento, acompañado de un cosquilleo, en la zona de la espalda.  Mi hermana, que padeció un herpes zóster hace unos años, me ha dicho que a ella le empezó con estos síntomas. ¿Cómo puedo saber si se trata o no de un herpes zóster?, ¿por qué se produce esta infección? Lucía F.C. (Valladolid). 

 

 

 

LA RESPUESTA: El virus herpes varicela- zóster es el mismo que produce la varicela en los niños, y que se queda en forma “durmiente” en los nervios de muy diferentes regiones del cuerpo, pudiendo reactivarse muchos años después y causando lesiones principalmente en la piel, de ahí que se le conozca coloquialmente con el nombre de “culebrilla”. La reactivación de este virus puede surgir por distintas causas: otra infección, una patología inmunosupresora como el VIH-sida o bien al estar sometido a tratamiento con medicamentos que deprimen el sistema inmune como son los fármacos antitumorales, inmunodepresores y corticoides. Las personas de mayor riesgo para padecerlo son las mayores de 60 años, los niños que tuvieron varicela antes de cumplir el año de edad y los inmunodeprimidos por la causa que sea.

Suele comenzar con picor, cosquilleo, ardor, hormigueo o dolor en la piel de la espalda, torax o abdomen, en áreas transversales que se corresponden con la trayectoria de un nervio, antes de que aparezca la lesión cutánea característica que consiste en un área enrojecida en la que van apareciendo vesículas con líquido en su interior. También puede afectar a la piel de la cara en la zona de la boca, oído y ojo; en este caso, se trata de una forma más grave de la infección debido al área en que se encuentra ya que puede afectar, en caso excepcional, a la audición, la vista y el gusto.

Estas lesiones cutáneas características del herpes zóster pueden acompañarse de fiebre, cansancio, malestar general, aumento del tamaño de los ganglios linfáticos, dolor de estómago y de abdomen. Las complicaciones, graves aunque poco frecuentes, pueden afectar, como hemos dicho,  a los sentidos de la vista, oído, olfato y gusto; también puede producirse una afectación meníngea, una infección generalizada o sepsis. Además, aproximadamente en uno de cada 5 afectados se produce la temida neuralgia postherpética, que es un dolor intenso en la región donde estuvo localizada la lesión cutánea, que responde muy mal al tratamiento y que puede durar desde varios meses a un año, interfiriendo mucho en el día a día del afectado.

En cuanto al tratamiento, existen actualmente en el mercado algunas vacunas contra el zóster que son bastante eficaces para reducir su aparición así como para disminuir la neuralgia postherpética; están indicadas en personas mayores sin alteraciones del sistema inmune.

 

 

 

Responde: Dr. Javier Cotelo Vila. Especialista en Medicina del Trabajo

 

Si quieres que el doctor responda a tus dudas, rellena el cuestionario que aparece en la página principal del Salus & Wellnes, en el apartado “PREGÚNTALE AL MÉDICO, y haznos llegar tus consultas.

 

(Los contenidos de esta sección son informativos, con el objetivo de dar respuesta a las dudas o términos médicos más frecuentes, y en ningún caso sustituyen a la consulta del médico de familia o el especialista) 

0 Compartir

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram
Ir a la barra de herramientas