Cerveza negra: una buena aliada para prevenir la anemia… y algunas cosas más

Buenas noticias para los fans de la Guinness (cerveza del tipo stout), las Schwarzbier (“cerveza negra” en alemán) y el resto de las cervezas oscuras: aunque por lo general aportan más calorías que las rubias, compensan esta “desventaja” con interesantes beneficios para la salud. La principal diferencia entre ambos tipos de cerveza radica en el procedimiento del tueste, que según sea más suave o más fuerte, produce distintos tipos de malta. En el caso de la cerveza negra se emplean maltas oscuras, responsables tanto del color como del sabor (más intenso) que caracteriza a esta modalidad. Pero dejando de lado los distintos procesos de obtención, es interesante conocer las virtudes de esta bebida, tan popular en el resto de Europa (Irlanda y Gran Bretaña, especialmente) y que cada vez cuenta con más adeptos en nuestro país. Eso sí: la clave para disfrutar de todos estos beneficios es no olvidar los efectos negativos que el alcohol tiene para la salud y, por tanto, consumirla con moderación:

1-Protectora del corazón. La cerveza negra contiene una cantidad importante de antioxidantes similares a los que se encuentran en las frutas y verduras. Destaca especialmente su aporte en polifenoles, nutrientes que, entre otras, tienen la propiedad de ralentizar el depósito del colesterol “malo” en las paredes de las arterias, previniendo así problemas cardiovasculares como el ictus y el infarto. Además, los antioxidantes han demostrado jugar un papel muy importante en la protección frente a patologías relacionadas con el envejecimiento y, sobre todo, del cáncer.

2-Aliada de los huesos. Varias investigaciones han constatado que la cerveza en general y la negra en particular aporta fitoestrógenos (estrógenos naturales) que contribuyen a mantener a los huesos en condiciones óptimas.  Así, por ejemplo, en un estudio realizado con 1.700 mujeres, aquellas que se reconocían bebedoras moderadas de cerveza presentaban unos niveles de densidad ósea más elevados, lo que convierte a esta bebida en altamente recomendable para las mujeres que se encuentren en el periodo de la menopausia.

3-Excelente opción para la anemia. Sin duda, la gran baza de la cerveza negra es su elevado contenido en hierro, avalado por varias investigaciones. En una de ellas, cuyos resultados se publicaron en el Journal of the Science of Food and Agriculture, se examinó un total de 40 tipos de cerveza procedentes de todo el mundo, comprobando que las negras tienen un contenido en hierro de 121 partes por billón (ppb, unidad con la que se mide la concentración) frente a las 92 ppb de las rubias y las 63 de las cervezas sin alcohol. Hay que recordar que el hierro es un mineral esencial para la formación de las células sanguíneas, además de ayudar a la correcta oxigenación de los pulmones, los músculos y otros órganos, de ahí que cuando sus niveles son bajos (algo que ocurre con frecuencia en las mujeres, sobre todo en determinadas etapas), se presenten síntomas como el cansancio excesivo, torpeza e irritabilidad.

4-Secretos “gourmet”. Las posibilidades culinarias de la cerveza negra son muchas y variadas. Va muy bien en la preparación de salsas que acompañan a las carnes (de cerdo y pavo, especialmente) y es una excelente opción para los marinados y para “subir” el sabor de los guisos. En cuanto a su uso en la repostería, para muestra un botón: la exquisita “Tarta Guinness”, a base de bizcocho preparado con cerveza negra y glaseado de crema de queso batido.

 

FOTO: https://pixabay.com/es/cerveza-bebidas-oscuro-el-alcohol-3200843/

0 Compartir
WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram
Ir a la barra de herramientas