Reduce el colesterol “malo” y otros motivos para celebrar el Día Mundial del Pistacho

Los pistachos son uno de los frutos secos más “viejunos”: originarios del Asia Occidental y Asia Menor, su cultivo data de hace miles de millones de años y, de hecho, podemos encontrar referencias a ellos en el Antiguo Testamento. Pero además de esta solera y de su exquisito sabor, el verde manjar aporta un buen número de beneficios al organismo que conviene recordar en su onomástica, ya que hoy se celebra el “Día Mundial del Pistacho”:

1-ENEMIGO DEL COLESTEROL. El pistacho posee básicamente dos potentes “armas” saludables. La primera de ellas es su contenido en ácidos grasos esenciales. En efecto, se trata de un alimento muy rico en grasas, pero gran parte de ellas son “de las buenas”, esto es, poliinsaturadas y monoinsaturadas, entre ellas los ácidos grasos Omega-3, directamente implicados en la reducción del colesterol “malo” y en el mantenimiento de los niveles adecuados del “bueno”. Concretamente, los pistachos contienen ácido-alfa-linoleico (ALA), a partir del cual el organismo fabrica otros dos ácidos importantes, EPA y DHA, implicados en funciones corporales como la regulación de la hipertensión arterial, la inflamación y la coagulación sanguínea. Pero este no es el único beneficio cardioprotector del pistacho: tal y como demostró una estudio realizado en la Universidad del Estado de Pennsylvania (EEUU), su consumo, añadido a una dieta saludable, ayuda a reducir la presión sanguínea y las respuestas biológicas del estrés. Esto se debe, entre otras razones, a que una porción de pistachos contiene el 8% del aporte diario recomendado de potasio y magnesio necesarios para mantener la presión sanguínea dentro de los niveles saludables.

2-“BOMBA” ANTIOXIDANTE. La segunda baza de los pistachos es la cantidad de antioxidantes que aportan: polifenoles (catequinas), carotenoides (betacarotenos, luteína) y vitamina E. Los beneficios de estas sustancias en el organismo son muchos y muy importantes. Por ejemplo, según el estudio de la Universidad de Pennsylvania, dos de estos antioxidantes (tocoferoles y luteína) tienen un potente efecto sobre el colesterol LDL (el malo). Pero además, los antioxidantes presentes en el pistacho, similares a los que se encuentran en frutas y hortalizas, tienen la peculiaridad de su bioaccesibilidad, es decir, son liberados durante la digestión, lo que significa que “se lo ponen fácil” al organismo para ser absorbidos, proporcionando así rápidamente sus efectos beneficiosos, sobre todo en la salud cardiovascular. Según los autores de un estudio realizado sobre este tema, esta bioaccesibilidad de frutos secos como el pistacho es significativa, especialmente si se compara con los nutrientes que se ingieren vía suplementos y cuya biodisponibilidad se desconoce en muchos casos.

3-IMPRESCINDIBLE EN EL EMBARAZO. Según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) en los últimos años se ha producido un incremento de los casos de diabetes gestacional (DG), una condición en la que interviene factores como el sobrepeso y, sobre todo, la obesidad antes del embarazo; registrar unos niveles de glucosa altos previos a la gestación; padecer tensión arterial alta; ser fumadora; o  llevar una alimentación poco saludable y/o poca actividad física. Y es precisamente la alimentación una de las estrategias más efectivas para prevenirla, tal y como demostró una investigación llevada a cabo por un grupo de expertos del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid. En dicho estudio, en el que participó la doctora Alejandra Durán, del Área de Diabetes de la SEEN, se comprobó una reducción de casi un 30% del desarrollo de DG en pacientes que seguían la dieta mediterránea enriquecida con aceite de oliva virgen y frutos secos, concretamente pistachos, desde la primera visita de control del embarazo hasta el momento del diagnóstico (semana 24). Por otro lado, estudio previos ya habían constatado que el consumo habitual de pistachos mejora la sensibilidad a la insulina, un factor directamente implicado en la diabetes.

4-EL MEJOR TENTEMPIÉ. Junto a su riqueza en antioxidantes, otra de las bazas de los pistachos es su elevado aporte proteico. Una porción (49 piezas, aproximadamente) contiene unos 6 g de proteínas. Uno de los principales efectos de las proteínas es contribuir a que nos sintamos saciados con menos cantidad de alimento (evitando, por ejemplo, que tengamos la necesidad de picotear entre horas). Este efecto se ve reforzado por su alto contenido en fibra, lo que lo convierte en un excelente tentempié (y en un buen recurso en caso de estreñimiento).

5-SÍ, AYUDA A PREVENIR LA OBESIDAD. Teniendo en cuenta que 100 g de pistachos aportan aproximadamente 599 kcal, este enunciado puede parecer un fake, pero hay una explicación: una revisión sobre los estudios que arrojaban evidencias respecto al beneficio del consumo de frutos secos, incluido el pistacho, publicada en la revista Nutrition, demostró que a pesar de su aporte calórico, su elevado contenido en proteínas y en fibra convierte al pistacho, como ya hemos visto, en una buena opción saciante. Pero hay más: esta revisión indicó también que su consumo frecuente puede reducir el riesgo de obesidad en personas sanas. Los investigadores concluyeron que  tomar frutos secos como los pistachos, en cantidades de 30-50 g diarios -repetimos: sólo 30-50 g)- permiten disfrutar de todos los beneficios cardiosaludables y de la protección antioxidante que ofrecen sin que ello se traduzca en un aumento de peso.

6-UN “BÁLSAMO” PARA LA SALUD FEMENINA. Un estudio realizado en el Hospital North Staffordshire (Reino Unido) y publicado en el British Medical Journal, apunta a la eficacia de los frutos secos en general y del pistacho en particular en el alivio de los síntomas característicos del Síndrome Premenestrual (SPM), debido principalmente a su contenido en vitamina B6, un nutriente imprescindible para la salud cardiovascular y cognitiva y que también ha demostrado sus efectividad en las alteraciones anímicas propias de estos días del ciclo femenino. Según esta investigación, una dosis diaria de 100 mg de esta vitamina puede ser especialmente beneficiosa para al depresión premenstrual, así que teniendo en cuenta que 100 g de pistachos aportan 1,1 mg de vitamina B6, si se ingiere la cantidad al día que recomiendan los expertos(28 g o 49 unidades) se obtiene el 20% de la dosis recomendada diaria de este nutriente (0,32 mg).

7-“CÓMPLICE” DE LA ENERGÍA MASCULINA. Los resultados de un estudio publicado en la revista International Journal of Impotece Research demostraron que los hombres que incluyeron pistachos en sus menús diarios durante 3 semanas mejoraron su función eréctil y, además, redujeron los niveles de colesterol total en sangre, con una disminución significativa del LDL y un aumento del HDL.

8-BUEN REFUERZO FRENTE A LA ANEMIA. El pistacho es muy rico en hierro (100 g aportan 4 mg de este mineral, lo que supone el 29% de la dosis diaria recomendada), lo que lo convierte en un estupendo refuerzo nutricional en los casos de anemia, además de contribuir al buen funcionamiento del sistema inmune y a una buena oxigenación del organismo. Asimismo, es rico en otros minerales “antifatiga”, como cobre, manganeso y, sobre todo, fósforo, un nutriente que regula una amplia variedad de funciones fisiológicas, entre ellas, el fortalecimiento de los huesos y la adecuada producción de energía por parte de las células.

 

FOTO: https://pixabay.com/es/pistacho-tuerca-kernel-1098173/

 

 

0 Compartir

Deja un comentario

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram
Ir a la barra de herramientas